Servicios

FFLA trabaja en estudio sobre relacionamiento entre industria extractiva, Estado y sociedad civil

Servicios










A finales de abril del presente año, se reunieron en Bogotá, Colombia, representantes de Argentina, Colombia, Chile, México, Perú y República Dominicana para aprobar el marco metodológico y conceptual para un diagnóstico sobre Buenas Prácticas en el relacionamiento entre Estado, sector privado y sociedad civil. El estudio busca, entre otros, identificar buenas prácticas de relacionamiento que puedan ser replicadas en otros países y otras regiones del mismo país.

Los hallazgos del diagnóstico sirven para acercar hojas de ruta con acciones en un grupo seleccionado de estos países, así como, una hoja de ruta a nivel regional. También, está previsto elaborar una currrícula de formación para empoderar a los actores respecto a las Buenas Prácticas. Todo el proceso está apoyado y financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la ejecución es liderada por la Fundación Futuro Latinoamericano (FFLA) en alianza con el Grupo de Diálogo Latinoamericano: Minería, Democracia y Desarrollo Sostenible (GDL) y Prodiálogo de Perú.

Para el diagnóstico se analizan las perspectivas de relacionamiento desde cinco niveles: Información; Diálogo; Consulta; Colaboración; y Alianzas (https://vimeo.com/158223473). Para cada uno de los niveles, se analizará el marco legal e institucional, se desarrollará indicadores comunes y comparables, se elaborará un mapeo de actores y se identificará buenas prácticas. El diagnóstico se basa en la revisión de literatura, visitas de campo, la organización de grupos focales y entrevistas con enfoque y participación multisectorial. En cada país, la elaboración de los diagnósticos está liderada por expertos con mucha trayectoria en la materia.

Hasta agosto del 2017, se recabará la información y se trabajarán los diagnósticos por país. Posteriormente, se seleccionarán entre tres a cuatro países para diseñar una hoja de ruta con recomendaciones y acciones concretas que ayuden a promover un sector extractivo responsable, en un clima de inversión mejorada y con involucramiento planificado de la sociedad civil.